Quienes lo recuerdan?. Llegaron ustedes a tener de esos pollitos? Así de feliz cuando escuchábamos la campanita de un heladero, igual de feliz éramos cuando escuchábamos aquel vendedor de pollitos por las calles de nuestros barrios. Cuando ya los teníamos en casa, lo único malo era que casi siempre ellos andaban detrás de uno, algunos terminaban apachurrafiiiiiitos…. Mmmmm pobrecitos!!! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *