REDACCIÓN. Hay hombres que son posesivos y que no dejan que sus esposas vayan a ningún lado, sin ellos. Muchos atribuyen esta acción a una baja autoestima que se traduce en una demostración de celos.

Sin embargo, la historia del fotógrafo Murad Osmann y Natalia Zakharova, su novia en ese entonces, no tiene nada que ver con esta patología, pues se trata de una peculiar y romántica historia que les hizo famosos en 2014 cuando su proyecto ‘Follow me too’ (Sígueme a) se volvió viral.

La historia se inició cuando en las fotos tomadas en lugares exóticos alrededor del mundo, Zakharova siempre aparece de espaldas a la cámara estirando una de sus manos hacia el lente donde se puede ver la mano de Osmann.

La pareja, que ahora es de esposos, comparte sus aventuras en una cuenta de Instagram, que ya tiene 3,9 millones de seguidores, y ahora publicó un vídeo que muestra cómo toma las fotografías que la ha hecho famosa.

En las imágenes se puede ver Osmann y Zazkarova trabajando en su primer viaje de la India.

La historia

Murad Osmann viajaba con su novia Nataly Zakharova cuando ella se cansó de su incesantes tomas de fotografías y empezó a tomarlo de la mano para que se moviera más rapido.

El simple gesto desató una idea, y fue cuando Osmann comenzó a tomar fotografías desde su punto de vista de su novia llevandolo hacia adelante por todo el mundo, empezando en Barcelona en octubre de 2011. La serie de fotos de la pareja ha sido titulada en la cuenta de Instagram de Murad: “Sígueme“, que desde entonces ha ido viral con más de 110,00 seguidores en el momento de este post — Desde Moscú hasta Hong Kong y desde Singapur hasta Bali.

¿Y tú, tienes una historia de amor, tan particular cómo ésta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *