Ahora la prohibición del burkini es ilegal en Francia, de acuerdo al Consejo de Estado

0
Compartir

La polémica en torno al burkini —el traje de baño que cubre todo excepto el rostro, los pies y las manos que utilizan las mujeres musulmanas— se sigue intensificando en Francia, con un debate que se ha vuelto esperablemente complejo.

En el medio, tiene a algunas autoridades intentando lidiar con este asunto con leyes y prohibiciones, y a diferentes actores políticos defendiendo o atacando la medida de la prohibición de la prenda, que comenzó en la ciudad de Cannes y se extendió luego a no menos de 20 ciudades francesas.

En un nuevo giro de los acontecimientos, el Consejo de Estado de Francia, órgano del gobierno que funciona como última instancia de la jurisdicción administrativa, ha declarado ilegal la prohibición del burkini en las playas, por ser “una violación de libertades fundamentales”.

El dictamen fue específicamente realizado en consideración de la prohibición en la comuna de Villeneube-Loubet, que fue presentada en el tribunal, pero también sienta un precedente que podría afectar a las demás ciudades.

 Según el Consejo de Estado y los tres jueces que determinaron este fallo, “la prohibición representa un grave ataque claramente ilegal a libertades fundamentales como la libertad de movimiento, la libertad de consciencia y la libertad individual”.

Esta resolución llega después de que una fotografía que recorrió las noticias y las redes sociales esta semana evidenció las implicaciones más desagradables de la prohibición del burkini.

En ella, se pueden ver oficiales armados obligando a una mujer musulmana a quitarse el burkini, amparados por la ley.

La prohibición del burkini parece ser una medida bastante contraproducente y desagradable, especialmente si para ésta se citan razones vinculadas al terrorismo (relacionando así a cualquier mujer musulmana con un potencial terrorista) y todavía más si es defendida por gente como Marine Le Pen.

Es una medida paternalista y que evidentemente atenta contra la libertad de las mujeres musulmanas.

Pero parte de la complejidad del asunto es que esa libertad de vestir como quieren no es tal, ya que el burkini es otra imposición, más antigua y más arraigada, originada en la más brutal misoginia islámica.

Difícilmente se pueda combatir a ésta con prohibiciones, pero luchar por el derecho de las mujeres —musulmanas o no— a vestir lo que deseen, debería estar directamente relacionado con la necesidad de que no existan cosas como el burkini.

Share.

About Author

Leave A Reply